Google Ads vs Facebook Ads

Tanto Google Ads como Facebook Ads son los líderes indiscutibles entre las herramientas de publicidad online. Llegar a su nivel será extremadamente difícil de alcanzar. Ambos magnates de Silicon Valley, a pesar de sus suposiciones estratégicas no necesariamente estrictamente relacionadas con la publicidad (Google – motor de búsqueda, Facebook – sitio de redes sociales), tomaron en el momento correcto la dirección correcta e invirtieron en herramientas de construcción que permiten al usuario casi de forma perfecta orientar sus necesidades y refinar su grupo objetivo para las campañas publicitarias implementadas. Agreguemos a esto un buen PR, publicidad de marca propia y búsqueda constante de la perfección, y recibiremos el elemento de la divinidad.

¿Pero quién es el verdadero rey de la publicidad online? ¿Quién es más fuerte en esta escaramuza tecnológica? ¿Quién está más cerca de esta perfección? Vamos a comprobarlo.

Similitudes

Customizing (personalización) de la publicidad para su propio uso significa que nosotros mismos decidimos a quién y cómo se orientará nuestra campaña. La selección de criterios en el contexto del grupo objetivo es lo que caracteriza a ambas herramientas. La extraordinaria precisión para determinar el alcance y el objetivo de forma independiente significa que nuestro anuncio va dirigido a un grupo de destinatarios estrictamente definido que es muy probable que hagan clic en el enlace generado por nosotros.

¿Y qué criterios podemos especificar al crear una campaña? Hay muchos, pero sobre todo: ubicación, idioma, género, edad y otros datos demográficos relevantes.

También decidimos qué modelo de facturación es mejor para nosotros, PPC/CPC (pay per click/cost per click), CPV (cost per view), CPA (cost per action), CPM (cost per mille). En ambos casos, los Gigantes ofrecen una libertad de acción similar y es una solución muy cómoda.

Otro importante elemento común es la dinámica de desarrollo de ambos Gigantes. Como hemos mencionado anteriormente, tanto Facebook como Google están desarrollando constantemente sus herramientas de anuncios y mejorando los formatos de publicidad, mientras implementan nuevas posibilidades para llegar a los clientes con mayor precisión. Los cambios y el desarrollo de ambas herramientas son tan dinámicos que hay meses en que hay varias mejoras. Para mantenerse al día con los anuncios, hay que estar al tanto de las actualizaciones. Uno no se puede quedar dormido en esta industria.

Diferencias en los números

La principal diferencia es, por supuesto, la disponibilidad de la campaña. Ambos sitios operan en niveles completamente diferentes. Facebook se basa en una comunidad cerrada, de la cual hay 2,45 mil millones de usuarios activos (a partir del 19 de diciembre de 2019 según www.oberlo.com), pero sin registrarse (e iniciar sesión) en la red social no se visualiza ningún anuncio.

Google es mucho mejor en este tema. Todos los que usan el motor de búsqueda sin duda verán nuestro banner o enlace en forma de texto, el llamado enlace patrocinado.

Vale la pena añadir que, según Wikipedia hasta el 62,61% de los usuarios de todo el mundo usan Google Chrome. Otros motores de búsqueda registran solo unos pocos resultados porcentuales.

¿Y cómo se traducen los porcentajes en números específicos? 3,2 mil millones, tanta gente usa Google en todo el mundo, que es el 43% de la población total. El número diario de búsquedas en Google Chrome es de 3,5 mil millones, y el 15% de este número son búsquedas de términos totalmente nuevos, nunca buscados hasta ahora.

Entonces, se puede decir que Facebook es una comunidad cerrada y Google es una plataforma abierta, que es en sí mismo ya es explicativo. Google gana con Facebook aún de otra manera. El uso del motor de búsqueda está cada vez más interesado por las personas que buscan opiniones de otros usuarios sobre un determinado producto, lo que a su vez representa el 56% de todas las búsquedas, y este número sigue creciendo.

Otra importante diferencia es la estrategia y los supuestos en la operación de ambos Gigantes. Aunque Google intenta hacer coincidir los resultados de búsqueda con las consultas de los usuarios sobre un producto o un determinado servicio, Facebook en este campo lo hace de manera más invasiva, en función de las páginas que nos gustan y la información que hemos proporcionado.

Podemos decir con seguridad que Facebook dispone de una gran base de datos de clientes y es este elemento de suposiciones estratégicas lo que le da al Gigante Azul de Menlo Park muchas oportunidades de acción. Gracias a esta enorme recopilación de datos, los anuncios de Facebook pueden orientarse a intereses y comportamientos específicos.

La cuestión de la vigilancia del usuario, que ya se ha discutido repetidamente en la prensa y en New Media, genera muchas dudas. En términos de respeto a la privacidad, Google parece tener una columna vertebral moral. Facebook, no necesariamente. A pesar de las diferencias significativas, la tasa de conversión, tanto Facebook como Google generan a un nivel similar, por supuesto, con un presupuesto similar.

Oferta y demanda, es decir, qué para quién

En este importante elemento, uno debe preguntarse en qué etapa de desarrollo se encuentra nuestra marca. ¿Estamos en la etapa de crear conciencia del consumidor, o tal vez nuestro producto ya es bien conocido y, por lo tanto, podemos pasar a una actividad de venta específica, centrándonos solo en la correcta orientación.

Gracias a las posibilidades que ofrece la orientación, el anunciante puede optimizar sus gastos para la campaña publicitaria. Al reducir la audiencia, el anuncio solo llega a la persona que le puede interesar. Por lo tanto, el anunciante no corre con el costo de mostrar un anuncio de bebidas isotónicas a una persona que no esté completamente interesada en el deporte.

La adecuada focalización se traduce en efectividad de la campaña. Al invertir fondos más bajos, podemos lograr una mayor eficiencia y simplemente generar mayores ganancias. Gracias a la gran base de datos mencionada anteriormente, Facebook parece ser una herramienta mucho más efectiva para crear la imagen de marca. Aunque Google también puede anunciar con imágenes (banners) que llegan a la conciencia del consumidor, es el Gigante Azul el que ofrece una mayor posibilidad de refinar la focalización en este elemento.

Google, a su vez, funciona mejor cuando la imagen de la marca ya se conoce o cuando un cliente potencial se centra en un producto específico. Satisface las necesidades de los clientes al mostrar respuestas óptimas a las búsquedas.

También se debe recordar acerca de la especificidad de dada plataforma. Debido al hecho de que Facebook es una red social enfocada en el entretenimiento, será difícil para nosotros anunciar un producto que el cliente necesita, pero que no se ajusta a la filosofía ampliamente entendida del entretenimiento. ¿Cuál puede ser un ejemplo de un producto no necesariamente de entretenimiento? Una funeraria, servicios comunales, una iglesia y una gran cantidad de otros productos más o menos “interesantes”.

¿Esto significa que Google es más liberal y que se puede anunciar cada producto libremente en él? ¡Nada de esto! Volvamos a la columna vertebral moral de Google,nuestra campaña no será aceptada si intentamos publicitar uno de los siguientes productos: medicamentos recetados, alcohol, juegos de azar, pornografía, armas y clubes nocturnos.

También vale la pena recordar que la verificación se realiza a través de un algoritmo y, a veces, los robots de Google la evalúan incorrectamente. Si, por ejemplo, queremos anunciar un sofá de vino tinto, nuestra campaña será rechazada. Recordemos que los robots de Google son inteligencia artificial y están lejos de tener un pensamiento humano creativo.

Entonces, ¿qué pasa si nuestra campaña y su elemento inseparable, es decir, el sofá rojo, será rechazada? Simplemente hay que contactarse con un consultor de Google que realizará la segunda “verificación más humana”.

Push VS Pull

Volvemos a la intrusión de la publicidad. Facebook utiliza el método PUSH y está estrechamente relacionado con nuestras reflexiones anteriores sobre el enfoque del Gigante Azul hacía el usuario. ¿Qué es el método push? No es más que “ir con el producto” hacía el cliente. Sin embargo, puede suceder, y a menudo sucede, que un producto que le interesa al cliente es completamente indeseable para él. Entonces es una forma de publicidad por la fuerza. Algo como vallas publicitarias, prensa, publicidad en radio y televisión. Esa es la publicidad de la vieja escuela; “No sé si estás interesado en lo que tengo, pero con gusto te lo venderé”. Desafortunadamente, este enfoque a menudo resulta ser molesto para los usuarios y aversión al producto y a Facebook en general.

El equipo de Google eligió una estrategia completamente diferente (exactamente lo contrario), que inició el método por el cual el cliente llegó al anunciante. La estrategia, que era absolutamente impensable hace años, resultó ser un verdadero éxito. Es el cliente quien expresa su necesidad o problema, luego busca una solución, satisface sus necesidades y luego, al ver la publicidad definida en términos de sus deseos, comienza a interesarse en un producto específico. La esencia de las cosas es el tiempo y el lugar que es óptimo para el cliente. El lo decide. Este método no es muy intrusivo, en cambio es amigable y muy efectivo.

Cola larga VS cola corta

Google Ads nos da la capacidad de limitar las actividades de la campaña solo a frases de los llamados cola larga, es decir, frases con la intención de compra más específica. Este método nos permite llegar al cliente más cercano a la transacción de compra.

En Facebook Ads, la situación es bastante diferente. No tenemos la opción de especificar palabras clave o la posibilidad real de sentir las intenciones del cliente. En función de los me gusta, la información personal y las páginas calificadas, no podemos responder a la pregunta de si un cliente potencial necesita nuestro producto en este momento. Las acciones son generalizadas. No es posible elegir una cola larga o corta.

Costos, es decir, ¿cuánto es por este anuncio, señor?

La campaña publicitaria de Google Ads se considera más costosa que el costo generado por la publicidad de Facebook. Esto se debe principalmente a la competitividad y la licitación. Al comenzar una campaña de Google Ads, determinamos podemos pagar por una acción específica. Si resulta que otro anunciante ha establecido una puja más alta, entonces el enlace con nuestro anuncio será situado más abajo, y esto puede traducirse en una eficiencia significativamente menor de finalizar la transacción.

Case study de la efectividad de ambas herramientas

Vale la pena profundizar en las historias de varias marcas y ver por sí mismo si nos identificamos. A continuación dejamos algunos enlaces, al mismo tiempo instamos a realizar un amplia análisis y reflexionar sobre el tema.

Seleccionados Case Studies de Google:

1. TRIVAGO

2. NEW BALANCE:

3. CARREFOUR

4. TRIP-ADVISOR

13 Case Studies de Facebook

Veredicto

Debido a que cada campaña es diferente y el producto es desigual, la marca tampoco permite determinar qué gigante gana la eterna competencia. La elección debe adaptarse a las necesidades individuales del anunciante, pero es igualmente importante comprender en qué etapa de conocimiento del consumidor se encuentra nuestra marca. La sinergia de ambas herramientas puede ser una solución.

La combinación de campañas en Google con campañas en Facebook puede producir resultados sorprendentemente buenos. El embudo de ventas que se está creando significa que ambos canales pueden complementarse entre sí y llegar a un grupo completamente diferente de destinatarios, de diferentes maneras, en un momento y lugares diferentes. Dividir el presupuesto entre estos dos canales de anuncios y controlar constantemente de conversión puede ser resultar ser una gran solución.

¿Y qué pasaría si apareciera un tercero en la lucha por la corona?

¿O si uno de los Gigantes de Silicon Valley de repente crearía su propia criptomoneda?